Apagones y fuertes ráfagas de viento en Carolina del Sur. Dorian recobró fuerza. Ahora es de categoría 3


Tras destruir las Bahamas y dejar un número de muertes que podría seguir aumentando, el huracán Dorian recobró fuerza de manera sorpresiva la noche de este miércoles convirtiéndose de nuevo en un huracán categoría tres, con vientos máximos sostenidos de 115 millas por hora.

El Centro Nacional de Huracanaes (NHC, en inglés), ha reportado en su último boletín de las 05:00 a.m. de este jueves, hora del Este, que las costas del sureste y el Atlántico medio se encuentran gravemente amenazadas por el fenómeno, que se espera cause inundaciones a lo largo del litoral con sus potentes marejadas durante los próximos dos días.

A las 3 a.m., el NHC alertó de que el nivel del agua en algunos segmentos de la costa de Carolina del Sur ya había empezado a subir. Así como que se habían registrado fuertes ráfagas de viento.

Además, también se reportó que casi 30.000 personas se quedaron sin luz durante la madrugada, según The Associated Press. La compañía dijo que se esperaba cortes de electricidad que podrían afectar a 700.000 personas en las dos Carolinas. 

Actualmente el huracán se encuentra a unas 80 millas (130 kilómetros) de Charleston, en el mismo estado. Las autoridades emitieron una orden de evacuación para 830.000 residentes en su costa.

Los pronósticos indican que Dorian se seguirá acercando a esa área, por donde continuará a lo largo del día, y el viernes se moverá hacia las costas de Carolina del Norte.

Existen advertencias de marejada ciclónica desde la desembocadura del río St. Mary hasta Poquoson, Virginia; para Palmico y Albemarle Sounds; Neuse y el río Palmico y Hampton.

Y una advertencia de huracán para el norte del río Savannah a la frontera de Carolina del Norte y Virginia ,así como para el área entre Pamlico y Alebarmle Sound. Otra de  vigilancia por tormenta tropical se extiende hasta Massachussetts.

En las Bahamas, donde el huracán llegó este fin de semana antes de irse este martes, los equipos de rescate se abrieron paso el miércoles entre casas destruidas e inundadas, tratando de llegar a víctimas empapadas y aturdidas por el paso del huracán Dorian y evaluar en su totalidad la magnitud de la catástrofe que no tiene precedentes. El número oficial de muertos subió a 20 la tarde de este miércoles, según informó el ministro de Salud, Duane Sands. Todavía se teme que la cifra aumentará dada la destrucción que dejó a su paso.

Un día después de que el huracán más poderoso que jamás haya azotado el país terminara de atacar las islas de Ábaco y Gran Bahama, los socorristas todavía no habían llegado a algunas de las zonas más afectadas.

“Ahora mismo hay muchas incógnitas”, dijo Iram Lewis, un miembro del Parlamento. “Necesitamos ayuda”, agregó.

El huracán se estacionó sobre las Bahamas durante más de un día y medio, con vientos de hasta 185 mph y lluvias torrenciales, inundando los vecindarios con aguas turbias de color marrón y destruyendo o dañando gravemente miles de sus viviendas.

“Estamos en medio de una de las mayores crisis nacionales de la historia de nuestro país”, dijo el primer ministro Hubert Minnis. Dijo temer que el número de muertos aumente.

Más de 70.000 personas en las islas Abaco y en Gran Bahama necesitan ayuda inmediata, según el secretario general adjunto de Asuntos Humanitarios y Ayuda de Emergencia de la ONU, Mark Lowcock.

Los rescatistas en Bahamas usaron motos acuáticas, botes y hasta una excavadora para llegar a los niños y adultos atrapados por las crecidas, mientras la Guardia Costera estadounidense, la Marina británica y un puñado de grupos humanitarios trataban de llevar alimentos y medicinas a los sobrevivientes y de llevar a la gente más necesitada a lugares seguros.

Cinco helicópteros de la Guardia Costera volaban casi cada hora a la maltrecha Ábaco y evacuaron a más de 20 heridos al principal hospital de la capital, Nassau.

En las Bahamas, el portavoz de la Cruz Roja Matthew Cochrane dijo que se cree que más de 13.000 viviendas, alrededor del 45% de las residencias en Gran Bahama y Ábaco, sufrieron daños severos o quedaron destruidas por completo.

Funcionarios de las Naciones Unidas indicaron que se necesitarán alimentos para más de 60.000 personas en las islas, mientras que la Cruz Roja señaló que unos 62.000 residentes requerirán agua potable.

“Es una devastación total. Está diezmado. Apocalíptico”, dijo Lia Head-Rigby, que ayuda a dirigir un grupo de socorro en caso de huracán y que sobrevoló Abaco. “No es reconstruir algo que estaba allí. Tenemos que empezar de nuevo”.

Precisó que su representante en Ábaco le dijo que había “muchos más muertos”.

 

Voluntarios rescatan a una familia de una inundación en Freeport (Bahamas)

Voluntarios rescatan a una familia de una inundación en Freeport (Bahamas).

 

“Es una tragedia histórica”, dijo Minnis este lunes. “Se trata de una devastación sin antecedentes y extendida”.

Las primeras cinco muertes, incluida la de un niño de siete años, se reportaron en Ábaco —donde el paso de Dorian también dejó cuantiosas pérdidas materiales e inundaciones— luego dos más sucumbieron a sus heridas en un hospital. El número de muertes podría aumentar en los días siguientes.

El medio digital The Bahama Press dijo que el menor murió ahogado. También publicó una foto donde se ven unos cuerpos tendidos en la parte trasera de un camión, y aseguró que fuentes en el terreno reportan la presencia de más víctimas mortales en Ábaco. También ha tuiteado que no hay rastro de varias personas. 

El menor fallecido ha sido identificado como Lachino Mcintosh. Según la información divulgada, murió luego de que su familia intentara reubicarse para buscar refugio durante el huracán. The Bahamas Press ha reportado que la hermana del niño se encuentra desaparecida.

Minnis indicó que las autoridades están concentradas en buscar y rescatar a las víctimas. Según informó, hay al menos 21 personas heridas.

El huracán Dorian arrasó las Bahamas este domingo y lunes como una tormenta históricamente poderosa, dijeron las autoridades, tras su paso ha dejado escenas de devastación que no se habían visto en décadas.

Un portavoz de la Cruz Roja dijo este martes que en total había destrozado o severamente dañado más de 13.000 casas entre las islas Ábaco y Gran Bahama, lo que supone un 45% de las viviendas de ese territorio.

El ministro de Sanidad de las Bahamas, Duane Sands, afirmó a The Associated Press este martes que Dorian destrozó también la infraestructura sanitaria de Gran Bahama y que el principal hospital de esta isla estaba fuera de uso tras ser inundado. 

Imágenes de la destrucción en las Bahamas este martes 3 de septiembre de 2019.

 

 

Según los reportes, hay personas atrapadas en vehículos y casas. 

También han circulado reportes de que el Aeropuerto Internacional de Freeport se encontraba inundado. 

Cuando el huracán, en ese momento categoría 5 (la máxima), tocó tierra en Great Abaco Island, al este de Miami, el domingo a las 2 p.m., hora del Este, los vientos máximos sostenidos de Dorian fueron de 185 millas por hora, un récord de huracanes en el Atlántico que solo coincidió con una tormenta que golpeó los Cayos de Florida en 1935, informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés).

El primer ministro Hubert Minnis se echó a llorar en una conferencia de prensa donde dijo que solo podía esperar que aquellos que se negaron a evacuar sobrevivieran a la tormenta, informó el domingo el Guardián de Nassau.

“Este es probablemente el día más triste y peor de mi vida para dirigirme al pueblo de las Bahamas”, dijo Minnis. “Como médico, he sido entrenado para soportar muchas cosas, pero nunca nada como esto”.

NOTICIAS RELACIONADAS

Dorian se debilita a huracán de categoría 3 y permanece casi inmóvil sobre Bahamas



MÁS INFORMACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: