ANÁLISIS | El histórico segundo juicio político de Trump se cierne sobre Biden y los republicanos


(CNN) — El segundo juicio político único de Donald Trump selló el veredicto de la historia sobre una presidencia corrupta y deshonrada. Pero el final político de esta trágica saga recién está comenzando y decidirá el alcance de la recuperación de Estados Unidos de su malévolo período.

El juicio político en el Senado para el futuro expresidente significará que su presencia tóxica contaminará el inicio de la presidencia de Joe Biden. También complicará seriamente la búsqueda de su sucesor para aprovechar la cúspide de su poder en sus primeros días en el cargo con el fin de controlar un pánico mortal nunca visto.

Los desastrosos últimos días de Trump en el cargo han llevado al Partido Republicano a un momento existencial. La forma en que los senadores republicanos decidan lidiar con el hombre fuerte que los intimidó y manipuló durante cinco años mostrará si su partido fuera de control puede revivir su alma conservadora o está destinado a correr hacia un callejón sin salida de conspiraciones y antidemocrático.

Juicio político a Trump será una aberración, según analista 1:04

El juicio en el Senado, a diferencia de la primera vez, se llevará a cabo bajo el control del Partido Demócrata y no se caerá en el vacío. La reacción al último juicio político de Trump y a su áspera salida del cargo afectará a una nación inquieta y enojada, traumatizada por la insurrección de Washington que él inspiró.

Las decenas de miles de soldados y fuerzas de seguridad deberían poder dar seguridad a la toma de posesión de Biden, pero las advertencias del FBI sobre levantamientos en 50 estados reflejan la atmósfera frágil, que con el juicio podría ser aún más tensa.

Las próximas semanas dejarán claro si la furia y el radicalismo inspirados por Trump retrocederán cuando se encuentre en el exilio político en Florida. O revelarán si se está gestando algo más serio, incluso una impensable insurgencia nacionalista blanca desencadenada por la negativa de Trump a aceptar su derrota electoral que preocupará a la presidencia de Biden, ya desafiada por la crisis.

En una nota relacionada, el presidente electo ya ha expresado su preocupación de que el drama absoluto de un juicio en el Senado ralentizará sus primeros puntos de la agenda, que son vitales, incluyendo más fondos para ampliar un esfuerzo vacilante de distribución de vacunas y más ayuda para la dañada economía.

El primer juicio político a un expresidente –que es en sí mismo la ruptura final y surrealista de las normas de la era Trump– también contribuirá en gran medida a decidir cuán rápido las instituciones políticas de Estados Unidos y el papel galvanizador de la verdad en la vida pública, que ha estado bajo el ataque constante del actual presidente, pueden ser rehabilitados. Quizás la valentía de 10 legisladores republicanos que se unieron a los demócratas en un juicio político bipartidista en la Cámara de Representantes el miércoles augura una brecha en las rígidas líneas de batalla política.

Pero Trump retiene un control místico sobre la base republicana y tiene la capacidad de acosar y amenazar a los senadores republicanos que tomarán las decisiones. Las escenas de legisladores republicanos que fueron arengados por feroces partidarios de Trump en los aeropuertos en los últimos días ofrecen una pequeña muestra del precio que deberán pagar aquellos que abandonan a su líder.

Dado que la mayoría de los republicanos de la Cámara de Representantes votaron para no castigar al presidente por dar un golpe efectivo contra otra rama del gobierno, las esperanzas de un nuevo amanecer del republicanismo pueden ser descabelladas.

Las próximas semanas también verán el retiro del presidente hacia una vida privada que de repente parece profundamente poco atractiva.

La conducta de Trump al romper la tradición estadounidense de transferencias pacíficas del poder lo ha convertido en un paria. Las empresas y los bancos se apresuran a desvincularse de él, un hecho que podría haber motivado su tardío llamado a la calma en un video publicado después de que fue llevado a juicio político nuevamente.

Múltiples desafíos civiles y legales acechan a un Trump que ya no estará protegido por la presidencia. El presidente ya está profundamente preocupado por el impacto de la última semana en su marca personal, dijeron fuentes a CNN. Con sus empresas ya sintiendo los efectos negativos de una presidencia polarizada, el futuro de los negocios del presidente parece, en el mejor de los casos, nublado.

Un juicio político dirigido por los demócratas

Washington tiene una semana para digerir el trastorno institucional del primer doble juicio político presidencial en la historia. Corresponderá al líder entrante de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, luchar con las feroces cuestiones constitucionales que se aplicarán de forma única al juicio de un expresidente.

El primer problema será el momento oportuno y si el Senado puede adaptarse a la petición de Biden de mantenerse abierto a los asuntos relacionados con la pandemia y el impulso para confirmar sus principales nombramientos en el Gabinete en un momento de crisis nacional raramente visto. El tiempo oportuno será otra cuestión, ya que la nueva Casa Blanca estará pidiendo un juicio de días, no de semanas.

¿Por qué se puede hacer juicio político a un presidente en EE.UU.? 2:03

«No se equivoquen, habrá un juicio político en el Senado de Estados Unidos; habrá una votación para condenar al presidente por delitos graves y faltas; y si el presidente es condenado, habrá una votación para prohibirle que se presente de nuevo», dijo Schumer en un comunicado.

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, podría haber convocado a la cámara desde su receso para comenzar el juicio con Trump todavía en el cargo. Pero tiene claras razones políticas para permitir que los demócratas establezcan los términos, y posiblemente sientan la reacción, del proceso.

Una intensa intriga rodea la forma en que McConnell votará después de dar a conocer que apoya la noción de juicio político por el asalto que Trump incitó la semana pasada al Capitolio, incluido su querido Senado.

Fiel a su estilo, McConnell parece decidido a seguir su propio consejo para ver cómo se desarrolla la política traicionera del juicio político. Pero si finalmente rompiera con Trump, daría cobertura política a otros senadores republicanos para que siguieran su ejemplo y posiblemente pondría a su alcance una mayoría de dos tercios necesaria para condenar al presidente.

Se dice que McConnell está furioso con Trump. El líder de la mayoría saliente está protegido de los desafíos de las primarias después de embarcarse en un nuevo mandato de seis años y perdió su mayoría, en gran medida, debido a las bufonadas del presidente antes de las elecciones de desempate en Georgia a principios de este mes. El senador de Kentucky que hizo un trato fáustico con Trump para remodelar la Corte Suprema y el poder judicial con la designación de personajes conservadores ahora tiene poco que ganar si protege al presidente como lo hizo después del primer juicio político.

Eso significa que McConnell y los senadores que abandonaron al presidente y se negaron a respaldar sus esfuerzos para frustrar la transferencia de poder el día en que la turba invadió el Capitolio ahora tienen la oportunidad de expulsar efectivamente a Trump del partido y de la política estadounidense para siempre.

Un partido que se desgarra a sí mismo

El debate de juicio político en la Cámara el miércoles puso al descubierto las fuerzas que están destrozando al partido de Lincoln. Los republicanos de la Cámara de Representantes estaban divididos entre fervientes partidarios de Trump, legisladores que admitieron que él tenía alguna responsabilidad por los hechos indignantes de la semana pasada y aquellos que emitieron votos fatídicos para desertar de su presidente.

Si bien solo 10 republicanos votaron con los demócratas, esta fue la más bipartidista de las tres votaciones de juicio político anteriores en la Cámara en la historia de Estados Unidos. Los intercambios en el piso revelaron hasta qué punto Trump ha transformado su partido.

Los legisladores de la Cámara de Representantes, que cumplen mandatos de dos años, son los más receptivos a los sentimientos de sus bases, por lo que no es sorprendente que muchos no sintieran que tenían otra opción que quedarse con el presidente. Una corriente de hipocresía, falsa equivalencia moral y mentiras abiertas sobre los resultados de las elecciones dominó las intervenciones del lado republicano de la cámara, lo que reflejó la malversación y la desinformación de la política de tierra quemada de Trump.

En una ligera concesión al disgusto en el Capitolio por el comportamiento de Trump, el líder de la minoría de la Cámara de Representantes Kevin McCarthy argumentó que el presidente debería haber denunciado inmediatamente a los agitadores cuando violaron el Capitolio la semana pasada. Pero el republicano de California afirmó que los demócratas, no los republicanos, estaban dividiendo aún más a la nación al seguir adelante con el juicio político. Esto por parte de un líder republicano que pasó dos meses amplificando las falsas afirmaciones de Trump de fraude electoral, que han destrozado la confianza de millones de estadounidenses en el proceso democrático.

Otros acólitos de Trump en la Cámara mostraron su influencia continua al argumentar que el esfuerzo de juicio político demócrata no era más que la continuación de un intento por destruir la presidencia de Trump que comenzó pocas horas después de que asumiera el poder. El representante de Florida Matt Gaetz, un verdadero creyente, provocó las burlas de los demócratas cuando los acusó de un comportamiento mucho peor que el del presidente.

«No se equivoquen, la izquierda en Estados Unidos ha incitado mucha más violencia política que la derecha durante meses. Nuestras ciudades ardieron, las estaciones de policía ardieron, nuestros negocios quedaron destrozados. Y no dijeron nada, o lo animaron, y recaudaron fondos y permitieron que sucediera en el país más grande del mundo», dijo Gaetz. Su comparación tergiversó la verdadera escala de las manifestaciones contra una policía racista y el horror de un asalto nunca antes visto al corazón del poder político estadounidense.

En última instancia, el futuro del Partido Republicano dependerá de si Gaetz o McConnell resulta ser su voz más auténtica.

Biden, cauteloso ante el juicio político

Lo último que Biden pudo haber querido cuando tomó el control de una nación enferma, dividida internamente y económicamente aplastada el 20 de enero al mediodía es un embrollo político que podría amenazar con empeorar la crisis.

Ahora debe adoptar un tono de calma y unidad mientras se desarrolla un juicio político, históricamente una de las variedades más divisivas del teatro político. El juicio significa que la sombra envenenada de Trump oscurecerá los primeros días de su mandato, que esperaba usar para promover la curación nacional literal y política.

En un comunicado emitido el miércoles por la noche, Biden calificó el asalto al Capitolio como «diferente a todo lo que hayamos presenciado en los 244 años de historia de nuestra nación», pero no criticó directamente a Trump por su nombre y continuó enfatizando la necesidad del Senado de equilibrar sus deberes constitucionales con el trabajo en otros asuntos urgentes.

«Desde confirmaciones de puestos clave como secretarios de Seguridad Nacional, Estado, Defensa, Tesoro y el director de Inteligencia Nacional, hasta poner en marcha nuestro programa de vacunas y hacer que nuestra economía vuelva a funcionar. Demasiados de nuestros compatriotas han sufrido durante demasiado tiempo el año pasado para retrasar este trabajo urgente», dijo Biden.

El presidente electo es uno de los pocos miembros habituales de Washington que cree que hay margen para trabajar a través de las líneas partidistas en un intento por forjar un progreso común, a pesar de años de creciente amargura partidista. Por lo tanto, necesita la aceptación de los republicanos si quiere promulgar sus temas de agenda más ambiciosos más allá de los relacionados con la pandemia: cambio climático, atención médica e infraestructura.

Pero las fuertes tensiones políticas de un juicio político ya pueden haber frustrado esas aspiraciones.



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: