Alemania sigue vendiendo armas a países implicados en la guerra de Libia tras alojar una cumbre de paz

El Ministerio de Asuntos Exteriores alemán ha confirmado ventas de armas por valor de más de 300 millones de euros a países que respaldan a los contendientes de la guerra en Libia tras ejercer de anfitrión en una cumbre celebrada en enero donde los países participantes se comprometieron a cesar esta clase de suministros.

Entre el 20 de enero y el 3 de mayo, Alemania vendió armas a Egipto por valor de 308 millones de euros, según una respuesta parlamentaria del Ministerio. El Gobierno también aprobó una venta de 15,1 millones de euros a Turquía y otra de 7,7 a Emiratos Árabes Unidos.

Turquía respalda al Gobierno libio reconocido por la comunidad internacional en Trípoli, mientras que Egipto y Emiratos prestan su apoyo a las fuerzas rebeldes del este del país lideradas por el comandante Jalifa Haftar.

La situación en el país es catastrófica, sumido como está en el caos y en la guerra desde 2011, tras la muerte del sátrapa Muamar Gadafi.

La ONU, sin ir más lejos, ha denunciado este miércoles que las hostilidades en Libia “continúan sin cesar”, al tiempo que ha lamentado que la salud y la seguridad de toda la población del país “están en riesgo”, tanto por el conflicto en curso como por la pandemia del coronavirus.

Además, cerca de 400.000 libios se han visto forzados a desplazarse desde el inicio del conflicto hace nueve años. Alrededor de la mitad de ellos lo han hecho en el último año coincidiendo con el ataque a la capital, Trípoli.

En cuanto a la situación de muchos de los migrantes y refugiados, los organismos de Naciones Unidas han apuntado a que “es especialmente alarmante“.

Desde principios de este año, más de 3.200 personas han sido interceptadas en el mar y devueltas a Libia, según el texto, que ha añadido que muchos terminan en uno de los 11 centros oficiales de detención.

MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: