Alberto Baldonado debuta a lo grande



Colón siempre ha sido tierra fértil en cuanto a la producción de atletas se refiere. De sus entrañas han surgido grandes exponentes en diversas disciplinas. El más reciente de ellos es un lanzador de nombre Alberto Baldonado.

De 6’4’’ pies de alturas, zurdo y dueño de una recta poderosa que llega a topar las 98 millas por hora, Baldonado debutó a lo grande ayer con los Nacionales de Washington en las Grandes Ligas, lanzando 1.0 episodio en blanco, en la derrota de su equipo 7 por 6 ante los Filis de Filadelfia.

Durante su actuación como relevista, Baldonado se enfrentó a cuatro bateadores, ponchó a dos y permitió un infield hit. Necesitó 31 lanzamientos, 12 de ellos strike, para retirar su primer episodio en el máximo nivel del béisbol.

El primer bateador al que se enfrentó fue Matt Vierling, a quien ponchó con un picheo a 94 millas por hora. Luego, Odúbel Herrera le conectó hit al cuadro interior; retiró a Jean Seguro con línea al jardín derecho, y cerró ponchando a la estrella Bryce Harper con recta a 96 millas por hora.

Por los Nacionales abrió el duelo el también panameño Paolo Espino, quien tiró 5.1 episodios de 4 hits, 2 carreras, 1 base por bolas y 5 ponches, pero no tuvo decisión. Su foja sigue en 4-4 y su Efectividad quedó en 4.08.

Un momento soñado

Volviendo a Baldonado, su ascenso a las Grandes Ligas corona una historia de perseverancia, pues fueron 11 largos años en ligas menores los que tuvo que atravesar Baldonado para finalmente obtener su gran premio.

“Es algo por lo que venía luchando desde hace 11 años y que por fin ya gracias a Dios se dio”, confesó Baldonado, en entrevista concedida a La Prensa desde Washington, capital de Estados Unidos.

“Esto es algo que uno no tiene palabras para definir la emoción que estoy viviendo”, agregó.

Baldonado confesó que la noche del martes no pudo pegar los ojos. La emoción y tantos recuerdos que venían a su cabeza no lo dejaban conciliar el sueño. Fue en el avión en el que viajó de Rochester a Washington en donde finalmente pudo dormir un poco.

Sus inicios en la pelota

Nacido en calle 11, Santa Isabel, cerca del Estadio Roberto Mariano Bula, pero criado en el corregimiento de Pilón, Baldonado dio sus primeros pasos dentro de un diamante a los 4 años.

Su padre, del mismo nombre, decidió llevarlo a la academia que dirige el expelotero y buscador de talentos Alex Zapata.

“Como la mayoría de los niños colonenses, yo me inclinaba más por el fútbol, pero a mi papá siempre le gustó el béisbol y aunque nunca pudo jugarlo, él decidió meterme en la Academia de Zapata”, recordó el jugador. “Allí, con los años, fue que me empezó a gustar más y me quedé”.

Ya con 16 años y con una recta que alcanzaba las 85 millas, Zapata, quien para entonces trabajaba con los Mets de Nueva York, habló con el supervisor Ismael Cruz para darle una oportunidad de firmar en mayo de 2011. Allí se inició su camino en la pelota profesional, que se vio coronado ayer.

Baldonado se convirtió ayer en el panameño número 77 (el 67 de la era moderna) en jugar a ese nivel.



Source link

A %d blogueros les gusta esto: