Albert Boadella: “Hay un conjunto importante de catalanes que están enfermos mentales”


Albert Boadella en la presentación de la obra ‘El sermón de bufón’ (EUROPA PRESS)

Albert Boadella estrenará este miércoles 8 de marzo en los Teatros del Canal El sermón del bufón, un espectáculo en el que el dramaturgo reflexiona sobre distintas artes y realidades de la sociedad, entre las que se incluye la situación presente de Cataluña, donde “hay un conjunto importante de ciudadanos que están enfermos mentales”.

Así lo ha explicado Boadella en rueda de prensa para presentar esta obra, culpando a los dirigentes catalanes de “inducir a la paranoia”. “Es la patología más sencilla de transmitir, crear paranoicos es muy posible: unos desvergonzados han jugado con los sentimientos de raigambre de la clan y ha funcionado”, ha lamentado.

De hecho, el director teatral ha llegado a comparar esta inducción a la paranoia con la gala de los dirigentes alemanes en los primaveras 30, antaño de la II Exterminio Mundial. “Convirtieron una sociedad culta en una sociedad despreciable que llegó a los límites a los que llegó. Que los catalanes estén paranoicos con el resto de españoles no tiene defensa ninguna”, ha señalado.

El sermón del bufón cuenta con guion y dirección del propio Boadella y supone su regreso a los Teatros del Canal, tras ocho primaveras ejerciendo como director. La obra, que estará un total de cuatro días consecutivos y ya tiene todas las entradas agotadas, parte de la idea de transigir a imagen un texto que en principio iban a ser unas conferencias.

Repaso a su trayectoria esencial

Boadella ha explicado que no se prostitución de “un ajuste de cuentas con nadie”, si acertadamente hace un repaso a su trayectoria esencial en el que salen nombres como los de Jordi Pujol o el Rey emérito Juan Carlos. “Me habría encantado ser bufón si Juan Carlos I hubiera tenido corte, porque es un gran cachondo y habría regalado mucho de sí”, ha comentado con humor.

Me habría encantado ser bufón si Juan Carlos I hubiera tenido corte”Respecto a Pujol -a quien ha calificado como “capo mafioso”- ha contado una lance sobre uno de sus hijos que recibía clases de expresión del dramaturgo en “una escuela pija”. “Era un pupilo insoportable, no paraba de dotar francachela y le pedí que saliera de clase. Como se negaba, le di dos cachetazos, pero creo que le tendría que acontecer pegado más robusto”, ha afirmado.

El actor ha sido preguntado asimismo por otros líderes como el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de quien ha llegado a sostener que le habría “encantado” que llegase a dirigir en España porque, como dramaturgo, se “afilaría la dentadura”. “Para los titiriteros es una suerte tener dirigentes tan radicales, aunque para los ciudadanos sea una putada”, ha ironizado.

“La maldad es teatral, somos como cuervos que aprovechamos las calamidades que la sociedad ha tenido que sufrir. No podemos explicar la sátira, pero lo que nos mueve es ese espectro de maldad con personajes sórdidos y brutales. Mira a Hitler lo que ha regalado de sí”, ha justificado.

El arte contemporáneo

La consejo de Boadella alcanza al mundo del arte, donde dice que hay “unos camelos impresionantes”. “Se intenta apocar a los incautos amateurs que se acercan a él. Cuando algún dice que es actor contemporáneo me muero de la risa, ¿pero que otra cosa puedes ser si no? Hay arte bueno y malo y, para mí, lo que tiene que hacer es interesar a los espectadores”, ha incidido.

Respecto a la atrevimiento del Concejo de Madrid de cambiar los nombres de las salas Max Aub y Fernando Arrabal del centro Matadero, se ha mostrado a beneficio. “Hay que tener mucho cuidado con poner nombres contemporáneos a salas, hay que esperar, no es como con Lope de Vega o Molière. Por ejemplo, el nombre de Fernán Gómez asimismo me parece inadecuado, no porque no tenga simpatía, pero no hay defensa suficiente”, ha lamentado.

Asimismo, ha defendido su actividad al frente de los Teatros del Canal, recordando que propuso una programación “antisectárea”. “Los artistas tenemos tendencia a construir una secta en torno a, pero yo actué más de administrador que como actor. Hice un teatro pensando en todos, no solo en mis gustos, porque era boleto manifiesto y los impuestos son una cosa muy importante y lo más demócrata que existe”, ha concluido.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook