Agente baleado en San Juan responde a la voz de su exjefe: “Yo sé que Dios está obrando”


En medio de una movilización de las autoridades estatales y federales para arrestar a los responsables de balear de gravedad al agente Waldemar Burgos, de la Unidad Motorizada de San Juan, los pensamientos de su familia, amigos y compañeros de trabajo solo pedían una cosa: una señal de vida.

A pocas horas del incidente registrado esta madrugada en el residencial Vista Hermosa en Puerto Nuevo, San Juan, y cuando se temía que Burgos, de 42 años, tenía muerte cerebral, el agente con 22 años de trayectoria en la Uniformada sorprendió a todos cuando respondió a la voz de su amigo y exjefe, el teniente Leslie Zeno, comisionado de la Policía de Arecibo.

“Los familiares me permitieron pasar a ver al compañero y cuando escuchó la voz de este servidor, movió las rodillas, las piernas, inclusive me apretó la mano. Inmediatamente el personal médico que estaba en el área mandaron a buscar al doctor, quien llegó. Me indicaron que si volvía a hablar con él, le hablé y está respondiendo, gracias a Dios”, contó Zeno a El Nuevo Día de ese primer encuentro en el hospital con Burgos tras el incidente que provocó la movilización de más de 250 policías, según el comisionado Antonio López Figueroa.

Según Zeno, luego de que el personal médico confirmó que Burgos respondía a estímulos y tras pasar del asombro al ver “cómo los monitores se activaron”, decidieron moverlo a una unidad de cuidados intensivos.

“Es algo que solo Dios puede describirlo… Inclusive le tenían un monitor en la mano y cuando me apretó se le salió el monitor, fue fuerte”, contó.

“Es una noticia bien agradable y verlo, dentro de las condiciones. Sigue crítico pero yo sé que las oraciones de los guerreros de sangre azul (policías) y de mucha gente que está orando por él, se va a restablecer en el nombre de Dios”, declaró el teniente.

La buena noticia se dio durante el operativo policial en Vista Hermosa, donde las autoridades lograron el arresto de dos sospechosos. Hasta horas de la tarde del sábado permanecían ocupando el residencial, en busca de un tercer involucrado.

Un agente “muy querido por todos”

Zeno compartió que, al hablarle a Burgos, rememoraba anécdotas compartidas con el agente durante los más de 15 años de amistad que los unen, con la esperanza de que este lo escuchara. La respuesta inesperada de Burgos llegó mientras le recordaba una de las “maldades” que hicieron juntos cuando volaban drones.

“Es una persona que uno le da consejos y él nos los daba a nosotros. Es una persona alegre, jovial… Era barbero, era cocinero, era de todo y lo seguirá siendo. Él es una persona que es querida por muchos de los compañeros y de la gente en la calle”, agregó.

Aunque guardaban esperanza, el teniente se expresó sorprendido con la respuesta de Burgos: “Dios de verdad está haciendo el milagro y sé que lo va a hacer”, exclamó al tiempo que pedía oraciones y buenos deseos para Burgos y su familia.

Escucha aquí la entrevista completa:



MÁS INFORMACIÓN