acusan a May de cambiar el texto “con nocturnidad y alevosía”

Sánchez y May, en el Consejo Europeo.
EFE

El Gobierno español ha admitido este jueves que versiones anteriores de la declaración política que establecerá el marco de la relación futura entre el Reino Unido y la UE tras el Brexit recogían la posición española sobre la cuestión de Gibraltar, pero que a última hora se modificó “con nocturnidad y alevosía” a petición de la primera ministra británica, Theresa May.

Así lo ha reconocido el secretario de Estado para la UE, Luis Marco Aguiriano, en declaraciones a los medios de comunicación antes de comparecer ante la Comisión Mixta que componen diputados y senadores para explicarles el acuerdo del Brexit.

En esa comparecencia, Aguiriano ha informado de las reservas que el Ejecutivo tiene acerca de ese acuerdo de retirada y del borrador de declaración política. Las reservas tienen que ver con que los textos, tal y como están redactados en la actualidad, no dejan claro sin ningún género de dudas que todas las cuestiones relativas a cómo esa relación futura se aplicará en Gibraltar debe ser independiente de la negociación general y además deberá contar siempre con el visto previo de España.

Dicho con otras palabras, con la redacción actual se podría interpretar que Gibraltar queda incluido en la relación futura que Reino Unido negocie directamente con la UE, como advierte la Abogacía del Estado y la Asesoría Jurídica Internacional del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, una interpretación que es inaceptable para España.

Bajo el punto de vista español, las negociaciones sobre ambos textos siguen abiertas y la situación cambia “cada media hora”. Marco Aguiriano ha pedido el apoyo de los grupos políticos a las gestiones del Gobierno español en aras de reforzar la posición de España ante sus socios europeos.

“De la noche a la mañana”

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ya había asegurado el lunes que España mantenía una reserva al acuerdo de divorcio entre la Unión Europea y Reino Unido porque consideraba que faltaba “claridad jurídica” respecto a que cualquier relación futura entre el bloque y el territorio de Gibraltar. Borrell apuntó que el problema tiene que ver con el artículo 185 del Tratado de Salida, una disposición que apareció “de la noche a al mañana” y que España cree que no es preciso.

La primera ministra británica, Theresa May, ha explicado este jueves que conversó anoche con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y que fue “absolutamente clara” con él, al trasladarle que “la soberanía británica de Gibraltar será protegida” y que “la futura relación (con la UE) debe funcionar para toda la familia del Reino Unido”. “Las negociaciones están ahora en un momento crítico. Todos nuestros esfuerzos deben estar centrados en trabajar con nuestros socios europeos para llevar este proceso a su conclusión final, en el interés de todos nuestros pueblos”, agregó la jefa de Gobierno.

MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook