ACP logra nueva convención colectiva, el impacto económico será de $88 millones


Luego de casi dos años de mantenerse estancadas las negociaciones, la administración de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) alcanzó un acuerdo el pasado lunes 16 de mayo con los representantes sindicales de la Unidad Negociadora de Trabajadores No Profesionales para la nueva convención colectiva 2022-2025.

Se acordó un incremento salarial del 9% para los cuatro años de vigencia de la convención, distribuidos en 3.5% para 2022, que se aplicará a partir del 19 de junio. Para 2023, el aumento será del 1.75%; para el 2024, 1.75%; y para el 2025, 2%.

El incremento salarial se aplica por hora, según la posición de cada trabajador. Calculado por mes, tomando como ejemplo los salarios de la planilla de la ACP publicados en el nodo de transparencia, para un pasacables que devenga $1,500 al mes, el ajuste del 3.5% representa unos $52 de aumento por mes. Calculado el 9% de aumento para los cuatro años el alza sería de unos $135, en su conjunto.

La ACP informó que el impacto económico para la vigencia de esta convención será de $88 millones.

Este ajuste salarial beneficiará tanto a trabajadores permanentes como temporales, amparados bajo la Unidad Negociadora de Trabajadores No Profesionales. Esta Unidad la conforman los sindicatos Panama Area Metal Trades Council (PAMTC), National Maritime Union (NMU), y el Sindicato del Canal de Panamá y del Caribe (SCPC), los cuales agrupan al 83% de los empleados canaleros.

Se trata de pasabarcos, pasacables, operadores de locomotoras, electricistas, soldadores, técnicos en informática y una parte de los administrativos.

“Este es un logro que obedece al interés de contar con un acuerdo renovado que brinde la seguridad jurídica necesaria a los trabajadores, debidamente representados”, afirmó Annette Sayavedra, vicepresidenta de Capital Humano de la ACP.

Para el dirigente sindical Fernando Grant, uno de los que estuvo en las negociaciones, el acuerdo es el resultado de un esfuerzo titánico tanto de los trabajadores como de la administración.

Grant reconoció que “no fue fácil”. Añadió que como parte del acercamiento la representación sindical le solicitó a la administración que para poder reiniciar la negociación, como muestra de buena fe, debía desistir de sus pretensiones presentadas ante la Junta de Relaciones Laborales, que mantenía el proceso estancado.

El paso se dio y “nos sentimos satisfechos de que lo hayan hecho para llegar a un acuerdo”, agregó. El tema álgido era el factor económico que tenía que ver con los aumentos salariales. “La propuesta de la administración siempre fue de hasta 7% en cuatro años, es decir, 1.75% cada año. Con la negociación se logró 9% en su conjunto”, dijo Grant.

Además de la parte económica, Grant reconoció como un gran logro no haber cedido o entregado “conquistas que han ganado los trabajadores a través de generaciones”.



MÁS INFORMACIÓN