¿A qué se deben estas ondas radiales en el espacio?


ESTADOS UNIDOS (CNN) –

La única ráfaga de radio rápida repetitiva conocida en el universo se volvió más extrema.

Estos flashes de radio generalmente duran un milisegundo y tienen un origen físico desconocido. A la gente le encanta creer que provienen de una civilización extraterrestre avanzada, y esta hipótesis no ha sido descartada por completo por los investigadores de Breakthrough Listen, un programa de investigación científica dedicado a encontrar evidencia de vida inteligente en el universo.

Las ráfagas rápidas de radio en el espacio no son raras, pero la FRB 121102, detectada por primera vez en 2012, es la única que se repite. Además, esta repetición es esporádica.

El año pasado, la galaxia que la alberga, una formación estelar a 3,000 millones de años luz de la Tierra, también fue identificada.

Lee: Así son los anillos helados de Saturno

Ahora, los investigadores han usado las observaciones más recientes para aprender sobre el ambiente extremo para la fuente de esta explosión misteriosa. Los detalles fueron revelados en un estudio publicado en la revista Nature, así como en la reunión número 231 de la American Astronomical Society en Washington.

“Esta ráfaga radial libera una cantidad monstruosa de energía cada milisegundo, comparable a lo que libera el sol en un día entero”, dijeron los investigadores.

Las detecciones más recientes permitieron a los investigadores descubrir que las ráfagas de radio están polarizadas y provienen de un entorno que contiene un campo magnético increíblemente fuerte. También fueron capaces de detectar las ráfagas de radio a una frecuencia más alta que nunca.

Cuando las ondas de radio atraviesan el campo magnético, se retuercen de una manera conocida como ‘rotación de Faraday’. Cuanto más fuerte es el campo magnético, mayor es el giro. El grado de giro de las últimas detecciones de FRB es uno de los más grandes jamás medidos en una fuente radial.

“FRB 121102 ya era única porque se repite y ahora, la enorme rotación de Faraday que hemos observado lo vuelve a destacar. Tenemos curiosidad sobre si estos dos aspectos únicos están relacionados”, dijo Daniele Michilli, Ph.D. candidato en la Universidad de Amsterdam y Astron, el Instituto Holandés de Radio Astronomía.

Recomendamos: Trump ordena a la NASA iniciar un plan hacia la Luna y Marte

Las causas de un campo magnético tan fuerte proporcionan dos posibilidades intrigantes: la proximidad a un masivo agujero negro en la galaxia o dentro de una poderosa nebulosa.

Estas hipótesis apoyan algunos factores de las ráfagas de radio pero también plantean preguntas.

Jason Hessels, autor del estudio y profesor asociado en la Universidad de Amsterdam y Astron, describió las posibilidades.
Si está cerca de un masivo agujero negro, eso explicaría la persistente fuente radial y crearía el tipo correcto de entorno, pero los investigadores no están completamente seguros de que exista un agujero negro tan grande en una galaxia enana.

Si está dentro de una poderosa nebulosa, una nube interestelar de gas o polvo, también explicaría la fuente de radio persistente y se mantendría consistente con el hecho de que los astrónomos creen que la fuente de las explosiones es “joven”. Pero es un millón de veces más brillante que la nebulosa del Cangrejo en nuestra propia galaxia, que ya es enormemente brillante. ¿Cómo podría la nebulosa ser tan brillante?

En cuanto a la fuente directa en sí, los últimos hallazgos apoyan la idea de que es una estrella de neutrones o un púlsar, una estrella de neutrones altamente magnetizada y giratoria.

Lee: La empleada más longeva en la NASA

El hecho de que la fuente arroje ráfagas cortas, que van desde 30 microsegundos a 9 milisegundos, admite una fuente que está a poco más de 6 millas de ancho. Ese es el tamaño correcto para una estrella de neutrones.

O podría ser algo sin descubrir.

“No podemos descartar completamente la hipótesis de ET para los FRB en general”, dijo la Universidad de California.

Los investigadores están ansiosos por utilizar una serie de observatorios con nuevos radiotelescopios en línea para observar ráfagas de radio más rápidas. Estiman que hay 10,000 ráfagas radiales rápidas por día en cada área del cielo que los telescopios de todo el mundo pueden monitorear. Se trata de un flash radial cada 10 segundos, y los radiotelescopios podrán encontrarlos.
Esperan saber si las ráfagas tienen su propia periodicidad, o intervalos en los que recurren, así como descubrir la verdadera naturaleza de la fuente de radio persistente.

“Seguimos monitoreando cómo las propiedades de las explosiones cambian con el tiempo”, dijo Hessels. “Con estas observaciones, esperamos distinguir entre las dos hipótesis en competencia de una estrella de neutrones, ya sea cerca de un agujero negro o incrustado en una poderosa nebulosa”.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook