10 recomendaciones de la AEMPS para evitar las liendres también en adultos


Es muy conocido que los piojos son un problema para el cabello de los niños y niñas, sobre todo a partir de septiembre, cuando se encuentran en periodo lectivo tras la vuelta al cole. Sin embargo, no es un problema exclusivo de los más pequeños, ya que se ha incrementado la presencia de piojos en adultos. 

De hecho, prácticas como los selfies han hecho que, en los últimos tiempos, esta infestación se propague de forma más habitual entre los adolescentes y adultos, que deben seguir una serie de consejos o recomendaciones para evitarlo. 

¿Qué son los piojos? ¿Cómo se propagan? ¿Cuáles son los síntomas?

Concretamente, se trata de unos insectos que son parásitos y que suelen afectar a la población infantil, adhiriéndose al cabello y alimentándose de la sangre del cuello cabelludo. 

Los piojos se suelen encontrar en la nuca y detrás de las orejas, desplazándose de un pelo a otro, aunque no saltan ni vuelan. Así, la infestación, que se conoce como pediculosis, causa síntomas como el picor e irritación del cuero cabelludo.

Es por ello que una persona infestada por piojos suele rascarse la cabeza de forma muy frecuente, un rascado frenético e intenso que puede ocasionar lesiones erosivas de la zona infestada.

Consejos para evitar los piojos en niños y adultos

Así, con la vuelta al cole, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) “publica unas recomendaciones generales dirigidas a la ciudadanía para la prevención y el tratamiento de las pediculosis, así como para el uso correcto de productos pediculicidas, que sirven para tratar estas infestaciones de piojos y liendres”:

  • Enseñar a los niños y a las niñas a no compartir gorros, peines o toallas.
  • Revisarles la nuca y detrás de las orejas.
  • Los niños y niñas con el pelo largo deben llevarlo recogido en parques de bolas o campamentos.
  • Concienciarles de la importancia de no rascarse para evitar lesiones en el cuero cabelludo.
  • Utilizar los pediculicidas siguiendo las instrucciones de uso. A continuación, peinar con una lendrera o un peine de púas finas y fuertes, que deberán limpiarse una vez aplicado el producto.
  • Repetir la aplicación de pediculicida a los 7-10 días.
  • No mezclar distintos productos pediculicidas: puede ser peligroso.
  • No usar estos productos de forma preventiva, ya que se disminuye su eficacia.
  • Solo deben utilizarse cuando se observen piojos vivos o liendres.
  • En caso de infestaciones repetidas, utilizar repelentes de piojos.

Además, la AEMPS ha publicado una infografía donde se pueden consultar todas estas recomendaciones para tenerlas en cuenta a la hora de evitar los piojos en niños y adultos y, también, para tratar los problemas de piojos. 

Recomendaciones de la AEMPS contra los piojos.
AEMPS



MÁS INFORMACIÓN